Lifting

Resultado natural con
cirugía invisible

El lifting o ritidectomía es una intervención quirúrgica que corrige la flacidez de los tejidos faciales y cuello, devolviéndoles su posición original. Con esta intervención se logra un resultado de rejuvenecimiento facial natural, consiguiendo además que la cirugía pase desapercibida. El objetivo de las actuales técnicas es recuperar la frescura del rostro y cuello, evitando el cambio de expresión que acarreaban las técnicas quirúrgicas de antes, ya obsoletas.

El concepto quirúrgico ha cambiado enormemente en los últimos años, pasando de procedimientos muy agresivos, con grandes movilizaciones de tejidos, a técnicas mínimamente invasivas que buscan devolver la armonía a cara y cuello, priorizando la absoluta naturalidad en sus resultados.

Este cambio no solo ha sido filosófico, sino que ha venido también motivado por la aparición de técnicas quirúrgicas muy novedosas, desde la endoscopia en el tercio superior hasta la reposición tisular en el tercio medio o las microliposucciones y miotomias cerradas en el tercio inferior.

Tercio superior

En el tercio superior encontramos por un lado las arrugas frontales, que van apareciendo con los años, y por otro la disposición de las cejas que, con el tiempo, van descendiendo provocando aspecto de cansancio.

La valoración de los diferentes procedimientos para tratar esta zona deberá realizarse de una forma personalizada en función de la propia anatomía de la persona y de los objetivos buscados.

Uno de los procedimientos para corregir el tercio superior consiste en realizar tres pequeñas incisiones por las que se introduce un endoscopio. Con él se liberarán las adherencias y, una vez despegadas, se procederá a su colocación en el punto indicado por la anatomía.

En otros casos se procederá a extirpar una porción de tejido, permaneciendo la cicatriz escondida debajo del cabello.

Cuando se desea un resultado más importante, se procederá a realizar la incisión en la misma línea del cabello, consiguiendo que quede disimulada.

Con la elevación de las cejas se consigue una mirada más viva y, por lo tanto, rejuvenecida. En ocasiones esta técnica se acompaña de la cirugía del párpado superior, con lo que de esta manera se obtendrá un resultado más completo y armónico.

Tercio medio

En esta zona encontramos tres puntos importantes: en primer lugar el marco del párpado inferior, es decir  el pómulo, con su disposición y proyección. En segundo lugar están los surcos llamados nasogenianos y la mejilla y, por último, la grasa que desfigura la rama de la mandíbula.

Valoraremos la disposición ósea, la flacidez muscular, los depósitos grasos y el tipo de piel del paciente. Con las técnicas quirúrgicas actuales y dependiendo de la anatomía del paciente, decidiremos qué técnica aplicar para conseguir un resultado natural, que limpie las facciones, recuperando su frescura y evitando cualquier rasgo de artificialidad.

Las incisiones de abordaje se realizarán dentro del pabellón auricular, quedando por ello totalmente escondidas.

Los procedimientos de microliposucción y transposición grasa que podemos aplicar actualmente nos permitirán devolver el volumen o la tridimensionalidad de los rasgos que se ha perdido con el paso del tiempo.

Tercio inferior

El envejecimiento del cuello se debe a dos factores: en primer lugar puede aparecer un   acúmulo graso que desdibuje la sotabarba, apareciendo la llamada papada. Y en segundo lugar puede haber flacidez muscular. En ocasiones o en edades más avanzadas se pueden dar los dos factores a la vez.

Si bien hasta finales del siglo pasado se actuaba en el conjunto de la anatomía, en la actualidad diferenciamos los procedimientos, en función de los elementos que queramos mejorar y los resultados buscados.

Cuando tratamos a pacientes en torno a los 50 años tendemos a no tratar todas las estructuras y nos limitaremos a eliminar la grasa con cánulas de microliposucción, y a corregir  las bandas con la técnica llamada miotomía externa y una simple tracción lateral. Eso nos dará  un magnífico resultado con apenas agresión quirúrgica y un mínimo postoperatorio.

En el caso de que la flacidez sea muy marcada procederemos, a partir de una cicatriz oculta en la sotabarba, a suturar los músculos para obtener un cuello limpio, eliminando las inestéticas bandas y el acúmulo graso.

CUIDADOS POSTERIORES

El postoperatorio consiste en un ingreso hospitalario de 24 horas y un reposo domiciliario de 3 o 4 días, a partir de los cuales se puede iniciar la vida normal. Dependiendo de las áreas tratadas, la recuperación oscilará entre 4 y 15 días si se ha actuado en los párpados, que es la anatomía más sensible.

 

Pide información 933 933 163

O completa el formulario y te llamaremos.



Llega la herramienta que revoluciona la cirugía
CIRUGÍA ESTÉTICA / MEDICINA ESTÉTICA
Llega la herramienta que revoluciona la cirugía

Alma  es única porque proporciona soluciones avanzadas de visualización, segmentación e impresión 3D que permite al cirujano tener entre sus manos una réplica de la anatomía del paciente

Más información
Todos los derechos reservados | Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies