Reducción mamaria

Indicación

La hipertrofia mamaria es, además de un problema estético que puede limitar la vida de la paciente en aspectos sociales y deportivos, un importante defecto físico que provoca una descompensación en el peso causando importantes dolores de espalda y trastornos en la postura corporal.

Cómo en todos los casos, la correcta y completa comunicación entre paciente y cirujano es decisiva, para que éste tenga claras las expectativas de la paciente y pueda valorar la técnica quirúrgica más adecuada.

PIDE INFORMACIÓN AL
93 393 31 63
O rellena el siguiente formulario y te llamamos

Nombre

Teléfono

Email


Cirugía

Consiste en la remodelación de la mama mediante la extirpación de exceso de piel y tejido mamario (glandular y graso). La cicatriz queda alrededor de la areola, además de otra vertical que se realizará en la mayoría de los casos. Cuando la mama es muy grande o presenta poca elasticidad, es necesaria otra cicatriz en el surco submamario.

Nuestra técnica quirúrgica se caracteriza por ser fisiológica, de manera que conserva la sensibilidad y permite la lactancia. Además se efectúa con cicatrices cortas, muy poco visibles en el futuro. Y por último realiza un sujetador interno con el propio tejido, lo que ofrece un resultado permanente.

La intervención se lleva a cabo bajo anestesia general, con una duración de entre dos y cuatro horas. Se requiere un ingreso de la paciente durante veinticuatro horas.


Reducción mediante incisión vertical

Postoperatorio

Al día siguiente de la operación la paciente puede regresar a su domicilio. A partir de las 24h deberá hacer un reposo relativo 4 días y 10 sin desplazarse en moto ni conducir. A lo largo de este periodo, deberá tomar medicación analgésica y antiinflamatoria.

Podrá hacer vida prácticamente normal hacia la tercera semana y deporte al mes.

Los puntos de sutura se retiran entre los siete y los veintiún días tras la cirugía. La incorporación al trabajo se podrá realizar en pocos días, en función de la actividad a realizar.